Uncategorized

ATENCIÓN AL CUIDADO DE TUS OÍDOS

¿Sabías que diariamente te expones a actividades que intensificarían la pérdida auditiva?

Marta, de 30 años, solía escuchar música a un volumen alto con sus auriculares casi todo el día. En cierta ocasión, comenzó a sentir ligeros zumbidos en sus oídos y a notar que cuando estaba en un lugar ruidoso, se le dificultaba escuchar con claridad lo que las demás personas decían.

 

Preocupada por estas molestias decidió consultar a un médico, quien, tras examinarla, le informó de que la audición de su oído izquierdo había sufrido un gran deterioro.

Al igual que ella, existen miles de personas que no nacieron con un problema congénito de audición pero cuya salud auditiva se ha ido deteriorando con el paso de los años, por diversos factores.

Posibles causas del deterioro auditivo:

Influyen factores genéticos, congénitos y adquiridos, como puede ser usar de forma prolongada auriculares para oír música a volumen alto.

  • Permanecer en ambientes de mucho ruido sin usar ninguna protección.
  • Tomar ciertos medicamentos como los antibióticos aminoglucósidos (sin prescripción médica o en dosis inadecuadas).
  • Haber sufrido traumatismos o golpes en la cabeza.
  • Tener enfermedades bacterianas o procesos infecciosos que afectan el oído .
  • Estar expuesto a quimioterapias o radioterapias.

 

Señales de alerta

  • Te resulta difícil comprender lo que los demás dicen y pides que te repitan las frases.
  • Percibes que los demás están murmurando o hablando en un tono muy bajo cuando ellos están hablando a volumen normal.
  • Escuchas menos al hablar por teléfono y necesitas colocar el teléfono en el otro oído.
  • Subes el volumen del televisor o de la radio mucho más de lo que lo hacías antes.
  • Sientes zumbidos y/o dolor de oídos.

 

Desde AUDIOACTIVA os damos las siguiente recomendaciones para evitar estos riesgos a los que estamos expuestos a diario:

  • No utilizar auriculares intracanales más de 40 minutos al día. Estos deben ser usados hasta con el 40 % de su volumen máximo. Una opción más viable son los auriculares que cuentan con almohadillas externas.
  • Jamás introducir nada en el conducto auricular interno (como bastoncillos). Si quieres limpiar tus oídos, puedes hacerlo por fuera con un pañito húmedo. El cerumen atrapa e impide que el polvo, las bacterias y otros microorganismos dañen su oído, de modo que retirarlo no parece la mejor opción.
  • Usar protectores contra el ruido en lugares con mucho ruido.

Si notas molestias en los oídos o dificultades a la hora de escuchar no dudes en acudir a tu centro auditivo AUDIOACTIVA más cercano para que uno de nuestros especialistas te resuelva el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *