Uncategorized

La pérdida auditiva afecta al cerebro y multiplica el riesgo de demencia

La demencia es la pérdida o debilitamiento de las facultades mentales, generalmente grave y progresivo, debido a la edad o a una enfermedad, que se caracteriza por alteraciones de la memoria y la razón y trastornos en la conducta.

El riesgo de sufrir demencia se multiplica por seis para la pérdida auditiva de severa a profunda, por tres para la pérdida auditiva moderada y por dos para la pérdida auditiva leve. Por ello hay que darle la importancia de detectar este problema a tiempo para evitar problemas en la calidad de vida de las personas mayores. La pérdida auditiva asociada a la edad o presbiacusia implica que, como consecuencia del envejecimiento, el sistema auditivo sufra un desgaste y se vaya perdiendo la capacidad de escuchar ciertos sonidos. 

La pérdida auditiva asociada a la edad se relaciona con el deterioro cognitivo, incluida la demencia, debido a causas como el aumento de la carga cognitiva, el aislamiento social y los cambios en las estructuras cerebrales como consecuencia del envejecimiento. 

La pérdida de la audición implica que no llegue suficiente información auditiva al cerebro, lo que hace que se tengan más dificultades para orientarse en el entorno. Por este motivo, una pérdida auditiva no tratada o tratada de forma inadecuada puede provocar consecuencias negativas para el cerebro y se convierte en un factor de riesgo importante para desarrollar demencia a mediana edad. 

Cómo mantener el cerebro sano tratando la pérdida auditiva 

En el caso de detectar que una persona mayor sufre pérdida auditiva como consecuencia de la edad, lo más importante es que acuda a uno de nuestros centros especializados Audioactiva y le atenderá un profesional de la audición o audioprotesista especializado, para someterse a una prueba auditiva y recibir el tratamiento adecuado en caso de necesitarlo. Uno de nuestros expertos le asesorará sobre el audífono más adecuado para su día a día y le ayudará a configurarlo para que el cerebro pueda trabajar bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *